25.3 C
Toledo
sábado, julio 20, 2024
InicioArtículosCuriosidades de ToledoEl insólito encuentro de Hernán Cortés y Carlos V en Toledo: tigres,...

El insólito encuentro de Hernán Cortés y Carlos V en Toledo: tigres, oro y un inédito juego de pelota indígena

Cuando Hernán Cortés fascinó a Carlos V en Toledo: el conquistador llegó a Toledo desde el nuevo mundo en 1528 trayendo tigres y otros animales exóticos, oro y plata e indígenas jugadores de pelota y acróbatas, con el objetivo de impresionar a Carlos V. Probablemente fue una de las primeras ocasiones en que se realizó un juego de pelota en suelo de Europa.

- Publicidad -
- Publicidad -

A raíz de un artículo publicado en el magnífico blog “Batallitas” sobre el arte perdido históricamente en las diferentes debacles que ha sufrido el Alcázar de Toledo (ver enlace al final del artículo), en el que menciona la audiencia que Carlos V hizo a Hernán Cortés en Toledo, y sobre la que hace ya algunos años nos habló nuestro buen amigo Miguel Gómez Vozmediano, profesor y Jefe de Referencias del Archivo Histórico de la Nobleza en Toledo, nos permitimos rescatar unas pequeñas curiosidades que “tirando del hilo” hemos recuperado de diversas fuentes de esta insólita visita que implica a dos de las más grandes personalidades de la época y que a buen seguro dejó muy sorprendidos a todos los que pudieron asistir en la ciudad de Toledo, sede en ese momento de la corte.

Hernán Cortés en Toledo

En agosto de 2021, el historiador Esteban Mira Caballos publicó un interesante artículo en ABC en el que menciona una carta hasta entonces desconocida en la que se citan numerosos detalles del encuentro en Toledo, en verano u otoño de 1528, entre el conquistador y el emperador electo Carlos V, que como sabemos tenía una corte itinerante, pasando temporadas (a veces muy breves) en distintas ciudades.

Christoph Weiditz: Hernán Cortés. Fuente: Wikipedia
Christoph Weiditz: Hernán Cortés (izq.). Fuente: Wikipedia. “Trachtenbuch” des Christoph Weiditz, Germanisches Nationalmuseum Nürnberg, Hs. 22474. Bl. 77–78 Ferdinand Cortez (1529) / Christoph Weiditz in seiner Schiffskleidung

El viaje hasta Toledo

A principios de 1528, Hernán Cortés se estaba preparando para regresar a España con un objetivo claro: impresionar al emperador y que entendiera lo valiosas que eran sus conquistas. No reparó en gastos y ofreció pasaje y comida gratis a todos los que quisieran acompañarlo. Llegó al puerto de Palos, en Huelva, alrededor del 20 de mayo de 1528 y se dirigió a Toledo, donde esperaba encontrarse con el soberano, según afirma Mira Caballos.

Llevaba consigo “plata, oro, joyas, objetos trabajados con arte, animales exóticos, indios e
indias, indios albinos, enanos, contrahechos, plumajes y todo tipo de objetos curiosos
(que ya habían asombrado en Sevilla, Toledo, Valladolid o Bruselas con el primer envío
del llamado Tesoro de Moctezuma, en 1520)” (Fuente)

Cuentan que Cortés fue recibido, probablemente, por Carlos V en el Alcázar, dejando asombrados a todos los presentes con lo que traía consigo, y en el documento citado por Mira Caballos, fechado en Villarejo de Salvanés, cerca de Madrid, el 24 de junio de 1528, hace referencia a que la comitiva de Cortés estuvo en Toledo hasta mediados de julio en un primer momento.

En la ciudad, su llegada y el recibimiento real tuvo que ser espectacular: Hernán Cortés, todo vestido de blanco para ensalzar su figura, acompañado de varios indios nobles de Tlaxcala y México “blancos como alemanes”, animales exóticos (incluyendo un tigre), con gran cantidad de oro y plata, joyas de artesanía indígena y como cosa curiosa, entre los indios había cuatro “enanos”. También estaba acompañado por un hijo de Moctezuma, doce jugadores de Batey y varios indios que bailaban “sobre un palo”.

El juego de la pelota, por primera vez en Toledo

Hay que destacar, que estos jugadores de Batey, pudieron llegar hasta Carlos V no como presente, esclavos ni nada similar, sino con el objetivo de mostrar su capacidad de juego, como así atestiguan las ilustraciones de Cristoph Weiditz, que en su lámina XXIV dibuja a estos jugadores en posición de juego con una “pelota” probablemente realizada con caucho (y es probable que también fuera la primera vez que este material llega a Europa) o cuero. Los dibujos representarían a los mismos indígenas que estuvieron en Toledo, aunque la ubicación bien pudiera ser otra ciudad pues fueron haciendo “bolos” por varias localidades mostrando sus habilidades.

Christoph Weiditz - Indianer beim Ballspiel p. 10-11
Christoph Weiditz – Indianer beim Ballspiel p. 10-11. Fuente: Wikipedia. “Trachtenbuch” des Christoph Weiditz, Germanisches Nationalmuseum Nürnberg, Hs. 22474. Bl. 10–11 Indianer beim Ballspiel

Por tanto, estaríamos ante una de las primeras veces que un juego de pelota del “Nuevo Mundo” se realiza en Europa, algo así como un antecedente del moderno fútbol -con la distancia-, similar por cierto a otros juegos que ya se realizaban en otras partes del viejo continente. Es posible, según indica Miguel Gómez Vozmediano, que se utilizara una explanada en la zona del actual Museo de Santa Cruz para realizar las diferentes muestras de estos indígenas venidos con Cortés, dada la proximidad de este espacio al Alcázar, reuniendo las condiciones necesarias.

El mismo juego fue realizado en Barcelona, según afirma Emilie Carreón Blaine en su magnífico artículo “Cuando los gentileshombres y los salvajes jugaron a la pelota” (enlace), donde describe cómo jugaban:

“En su última Carta de Relación, Hernán Cortés pidió permiso al rey para viajar a España, y lo consiguió. Antes de partir en 1528, se dedicó a reunir todo tipo de cosas raras y valiosas para impresionar a la corte española. Llevó aves exóticas, tigres, un tlacuache, un armadillo, bálsamos, aceites, mantas de plumas, objetos de obsidiana, oro, plata, joyas indígenas, y una variedad de personas: acróbatas, jugadores de pelota, y algunos indígenas albinos, enanos y contrahechos.

Los jugadores de pelota, indios tlaxcaltecas, realizaron una demostración ante cardenales, el papa Clemente VII y la corte de Carlos V en Barcelona. El juego, que causó gran impresión, fue descrito por Christoph Weiditz, quien acompañaba a la corte y dibujó a los jugadores en acción. Jugaron sin usar las manos, golpeando la pelota con el trasero, protegidos por un cuero duro. Este evento fue uno de los primeros en documentar visualmente el juego de pelota mesoamericano en Europa.”

Por tanto, no estaríamos sólo en un gran recibimiento al conquistador Hernán Cortes de la corte en Toledo con Carlos V al frente, también de muestras de habilidad de indígenas que viajaron a nuestra ciudad, bailes y numerosos tesoros con los que Cortés agasajó al Emperador.

Además de la bibliografía y enlaces que facilitamos en el texto, recomendamos la lectura del extenso artículo “Itinerario de Hernán Cortés en el descubrimiento y conquista de México, antecedente de la Primera Expedición Científica al Virreinato de Nueva España.” de José Pastor Villegas, Jesús Fco. Pastor y Montaña Belén Pastor Valle.

Enlace con “Batallitas” sobre el arte perdido históricamente en las diferentes debacles que ha sufrido el Alcázar de Toledo

Estatua de Carlos V y el Furor, en el patio del Alcázar de Toledo. Mayo 2024
Estatua de Carlos V y el Furor, en el patio del Alcázar de Toledo. Mayo 2024
- Ads Relacionados -
Juan Luis Alonso
Juan Luis Alonsohttps://www.leyendasdetoledo.com
Editor y creador de "Leyendas de Toledo". Académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Socio de la empresa Rutas de Toledo y Guía Oficial de Turismo de Castilla-La Mancha.

Boletín de novedades

¡NUEVO! Recibe todas nuestras novedades, artículos, curiosidades y las últimas noticias sobre Toledo en tu buzón de e-mail. ¡Suscríbete gratis!

Lo último publicado

Lo más visitado

- Publicidad -

TE PUEDE INTERESAR

- Publicidad -

Deja una respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, escriba aquí su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.