Fotografía Estereoscópica“De entre todas las vistas de ciudades españolas, el paisaje de Toledo es uno de los de más carácter” Alois Beer (fotógrafo estereoscopista austriaco) Toledo, por todo el arte que alberga, su monumentalidad, entorno natural, costumbres, tipos populares y sobre todo por su pasado árabe y judio que se tomaba como exótico, fue uno de los destinos predilectos de los viajeros románticos del siglo XIX que pasaron por España.

Un artículo de Francisco de la Torre de la Vega.

Con la llegada en 1839 de la fotografía, a través del procedimiento de Daguerre, fueron muchos los viajeros que captaban con sus cámaras sus experiencias por los mundos que descubrían, viéndolas luego en íntimas veladas con familiares y amigos, así como comercializándolas en sus países de origen.

Estereoscopio tipo Brewster (1870)Muchas de esas primeras imágenes fotográficas fueron realizadas en formato estereoscópico. Curiosamente, la estereoscopia es más antigua que la propia fotografía, ya que fue en 1832 cuando el físico inglés Charles Wheatstone, a través de dibujos estereoscópicos, establecido sus fundamentos. Unos años más tarde, en 1849, el físico escocés David Brewster perfeccionó la estereoscopia y encontró en la fotografía su gran aplicación.

Para obtener un par estereoscópico, hay que obtener dos fotografías muy parecidas, pero con leves diferencias. Una es la imagen que ve el ojo izquierdo y la otra la imagen que ve el derecho.

Al igual que en nuestra visión real, los objetivos de la cámara o cámaras empleadas deben de estar separados de 6,5 a 7 cm. que es la distancia media que separa nuestros ojos. Para realizar este tipo de fotografías se utiliza una cámara binocular, dos cámaras de un objetivo yuxtapuestas y con los disparos sincronizados, o una sola cámara que una vez realizada la primera toma habrá que desplazarla lateralmente escasos 8 cm. para realizar la otra.

Seguro que también te interesa:   El día que dos F-16 norteamericanos sobrevolaron Toledo en 1983

Cámara binocular Blair Stereo Hawkeye (1905)Una vez positivadas las imágenes se montan la dos fotografías una al lado de otra sobre un soporte de vidrio (actualmente en desuso) o sobre una cartulina. El par estereoscópico puede ser contemplado a través de un visor con lentes llamado estereoscopio o por medio de técnicas de visión directa.

Realmente, de lo que se trata es de engañar al cerebro para que procese la información recibida de cada uno de los ojos y fusione ambas imágenes, haciéndonos creer que estamos viendo en tres dimensiones.

Si actualmente resulta curioso ver la cara de asombro que produce en las personas la primera vez que miran a través de un estereoscopio, saciados por las miles de imágenes que nos bombardean cada hora por infinidad de medios de difusión, imagínense la del espectador de hace más de un siglo y medio donde, hasta entonces, la pintura, el grabado y la litografía, era la única forma de representación para ver países extranjeros y exóticos, a parte de los viajes, naturalmente, que sólo estaban al alcance de unos cuantos privilegiados.

Estereoscopio tipo Holmes (1880)En pocos años la fotografía estereoscópica tuvo un gran éxito convirtiéndose en una moda burguesa, cuyos deseos de conocimiento había que saciar con la producción de millones de imágenes estereoscópicas. Acababa de nacer la primera gran industria fotográfico-editorial y un gran negocio.

La estereoscopia vivió sus años dorados hasta 1870 en el que comenzó su declive. Con altibajos muy puntuales en los años puente entre los siglos XIX y XX, actualmente casi ha desaparecido convirtiéndose en objeto de coleccionismo o en una técnica de culto.

España era uno de los países que había que incluir en los catálogos estereoscópicos, y lógicamente, en todos ellos tenía un lugar privilegiados las imágenes de Toledo. Fotógrafos estereoscopistas extranjeros o empresas, que enviaron a sus propios fotógrafos o requirieron los servicios de fotógrafos comisionados, y que incluyeron imágenes de Toledo en sus catálogos se puede citar antes del cambio de siglo a: F. Frith, Ferrier & Soulier, Ernest Lamy, London Stereoscopic Company, Adolphe Block, Jean Andrieu, Alexis Gaudin & Frére, Frank M. Good o León & Lévy. Hacia 1900,  visitaron nuestra ciudad para tomar sus vistas característricas: Alois Beer, H.C.White Co., Keystone View Company y Underwood and Underwoood.

Seguro que también te interesa:   Fotografías de Toledo de Jesús M. García

Puerta del Cambrón, sobre 1900

En el panorama nacional destacaron en el siglo decimonónico las imágenes estereoscópicas toledanas realizadas por el omnipresente Jean Laurent, Alfonso Begué o Luis León Masson. Ya en el primer tercio del siglo XX, las empresas fotográfico-editoras barcelonesas Alberto Martín y Rellev comercializaron varias series de vistas de Toledo.

Puente de Alcántara. 1860

En los años puente entre ambos siglos, los avances en la técnica fotográfica, la llegada del gelatinobromuro, las innumerables prestaciones de las nuevas cámaras y el abaratamiento de costes tanto en los productos fotográficos, equipos y cámaras, así como en el positivado de las imágenes, hicieron que la fotografía fuera accesible al gran público naciendo la fotografía para aficionados.

Portail de la Cathedrale de Tolede.

{mosgoogle}La estereoscopia no se quedó al margen y gracias al sistema Verascope, creado por el francés Jules Richard, hoy podemos disfrutar de miles de cristales al gelatinobromuro de 4,5×10,7 cm. Ni que decir que muchos de estos pequeños cristales repartidos por todo el orbe contienen imágenes del Tajo, la Catedral, San Juan de los Reyes, el Alcázar, los puentes de San Martín y de Alcántara, o las puertas de Bisagra, del Sol y del Cambrón.

Para sumergirse en el mudo de la fotografía estereoscópica, imprescindible consultar:

– Tres dimensiones en la historia de la fotografía. La imagen estereoscópica. Juan Antonio Fernández Rivero. Editorial Miramar. Málaga. 2004. (http://www.cfrivero.com/)

http://www.stereoscopy.com/ (Alexander Klein. The World of 3D-Imaging). En inglés.

Francisco de la Torre de la Vega
www.tarjetaspostales.net

[email protected]

Estereogramas de Toledo:

 Puerta Puente de San Martín. 1930

El Ayuntamiento. 1925

Vue de Tolede prise de l'Ermitage. 1860

Puerta de Bisagra. 1865

Puente de Alcántara y Alcázar. 1912

* Estereogramas cedidos para la publicación en www.leyendasdetoledo.com

Deja una respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, escriba aquí su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.