En el siglo XIV la espada con la que supuestamente fue degollado el apóstol San Pablo es traída a Toledo por el cardenal Gil de Albornoz. Es el comienzo de una apasionante y legendaria historia que Francisco J. Rodríguez, periodista, ha recuperado del olvido.

Espada San Pablo Toledo
Espada San Pablo Toledo

Una vieja tradición cristiana testifica que la muerte de San Pablo tuvo lugar en Roma en los años 67 o 68 después de Cristo. Su martirio se narra en los “Hechos de Pablo” escritos a finales del siglo II y en ellos se cuenta que fue condenado por el emperador Nerón a ser decapitado, ya que al ser ciudadano romano no podía ser crucificado. La tradición mantuvo a través de los siglos, que ese cuchillo o espada conservado en Roma, fue el arma con la que se produjo su muerte. El Papa Urbano V regaló este cuchillo al cardenal Egidio Álvarez de Albornoz y Luna, conocido como Gil de Albornoz, con el que mantenía una estrecha relación. Éste lo trajo a Toledo entre 1362 – 67, entregándolo como regalo a la Catedral de Toledo, entre otras muchas cosas que trajo de Roma. El arma terminó en manos de los monjes del monasterio de la Sisla, donde era venerado por los fieles el 25 de febrero de cada año, día del Apóstol San Matías, permitiéndoles besar esta reliquia. Allí estuvo hasta la Guerra de la Independencia, y para evitar que fuera robado por las tropas francesas, se guardó en un estuche y fue trasladador por seguridad al convento de las Jerónimas de San Pablo, donde quedó depositado, volviendo de nuevo al monasterio en 1814. En 1820, debido al cierre de la Sisla por la desamortización, la madre de las Jerónimas de San Pablo solicitando que se les hiciera entrega de la reliquia. En éste convento permaneció el cuchillo hasta la Guerra Civil, momento en el que desaparece sin que se conozca su actual paradero. Fuente: Fernando Aranda. “Otros rincones del Toledo desaparecido”.

Las leyendas de Toledo no son una cosa del pasado, en la actualidad se siguen encontrando nuevas historias olvidadas que sorprenden por la calidad y cantidad de importantes personajes involucrados. En esta ocasión, un periodista del diario La Tribuna de Toledo, Francisco J. Rodríguez, ha rescatado del olvido la insólita y única historia del “Cuchillo de Nerón“, la espada supuestamente utilizada para degollar a San Pablo, depositada durante siglos en Toledo y desaparecida del convento de San Pablo durante la Guerra Civil.

Te puede interesar:   Leyenda de la Puerta de Alfonso VI (Toledo)

El dictador Francisco Franco se interesó por el paradero de esta espada, pero no pudo ser localizada, incluso tras una intensa búsqueda.

En la actualidad, gracias al interés por la pieza de un gran artesano toledano, Antonio Arellano, se ha conseguido reproducir y ha sido entregada en un emotivo acto al Convento de San Pablo, donde de nuevo estará expuesta y será venerada.

Una curiosa historia que ayer mismo (26/2/17) contaban en el programa de Iker Jiménez, Cuarto Milenio, sus protagonistas, en una excelente recreación de los avatares de la espada en Toledo, y que puedes ver en este enlace.

 En estos enlaces podrás encontrar mucha más información:

Deja una respuesta

Por favor, escriba su comentario
Por favor, escriba aquí su nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.