Cueva en la Casa del Duende
Cueva en la Casa del Duende

Hace tiempo que no compartimos una nueva leyenda de Toledo. No se han acabado, aún quedan. Entre todas las que nos quedan por compartir, hoy traemos un texto que siempre nos ha gustado, publicado en 1892 pero muy probablemente conocido desde hace bastante tiempo en Toledo. Llega el “duende”.

Tinajas decoradas en la cueva de la "Casa del Duende" (foto 9/3/13)
Tinajas decoradas en la cueva de la “Casa del Duende” (foto 9/3/13)

No muy lejano al Alcázar, frente a la Iglesia de San Miguel, en un barrio antaño dominado por Templarios, existe un caserón que conserva una gran cueva. “La casa del Duende” la llamamos los toledanos… Tiene en su entrada dos columnas, y si tienes suerte y das con las personas adecuadas en Toledo, podrás entrar a conocer sus secretos.

Hace años habitó en esta casa una bruja odiada por todos sus vecinos. Eran pocos los que se atrevían a pasear por las proximidades cuando el sol se ocultaba, pues estaban convencidos que en esta vieja casa se aparecía el Diablo cada noche para danzar con la vieja bruja y un grupo de acólitos que acudían a menudo tras las campanadas de medianoche.

Nunca nadie veía a la vieja bruja salir por el día, nadie le llevaba agua (no había azacán que se atreviera) y jamás alguien había coincidido con ella en mercado alguno. Los vecinos susurraban su nombre mientras comentaban con temor los golpes y alaridos que parecían provenir de las profundidades de la casa maldita. Sabían que algo terrible allí ocurría.

Una negra y fría noche, cerca de las dos de la madrugada, cuando el último de los oscuros invitados salía de la casa y se hubieron cerrado todos los cerrojos de la puerta, dejando a la vieja bruja en el interior, de repente una llamarada inmensa apareció de la nada envolviendo en fuego todo el edificio. Nadie sabe cómo pudo ocurrir.

Los vecinos, aterrados por el incendio acudieron portando baldes con agua temiendo que se extendiera por todo el barrio, pero atónitos quedaron cuando las llamas sólo devoraron rápidamente la casa de la bruja, sin saltar a las casas vecinas, escuchando los terribles alaridos y maldiciones que ésta pronunciaba desde el interior, mientras el fuego consumía todo rápidamente, incluyendo a la Bruja.

El incendio se extinguió sólo en poco tiempo, sin intervención de ningún vecino que seguían mirando atónitos frente a la puerta. En pocos minutos sólo quedó en pie la fachada de la casa, con las dos columnas. Todo el interior quedó arrasado por el fuego. Tan sólo alguien observó una diferencia: ahora en las columnas habían aparecido esculpidas dos lamparillas, dos candiles, que ahí siguen.

Candiles en la portada de la Casa del Duende (foto 09/03/13)
Candiles en la portada de la Casa del Duende (foto 09/03/13)

Tras hacerse cargo el vecindario del solar, pues nadie lo reclamó, fue vendido, y con los años, al limpiar todo, descubrieron de nuevo el acceso a la cueva que había tras la casa del Duende y en parte bajo todo el barrio.

Curiosamente hoy se puede visitar… ¿Te atreves?

Visitas a “La Casa del Duende”. Pulsa aquí.

Actualización 17/4/16: fotografías esféricas en la Cueva: Foto nivel superior – foto nivel inferior

Cueva de la Casa del Duende
Cueva de la Casa del Duende por David Utrilla

Cueva de la Casa del Duende, en la actualidad (http://www.toledosecreto.es

Pulsa sobre las siguientes publicaciones para acceder a una vista en 360º de dos niveles de la cueva:

Otra:

Deja un comentario