Fueron muchas las mujeres acusadas por los procesos inquisitoriales por hechicería en Toledo. Embrujamientos, sortilegios, conjuros, pócimas…, todas las “ciencias toledanas” no fueron imaginación de mentes alteradas por el fanatismo. De estas “artes” quedaron como documentos las actas que los inquisidores toledanos redactaron arrancadas en confesión a aquellas “brujas” que cometieron estos actos.

Toledo encierra tras sus nueve puertas de acceso numerosos conventos, iglesias y ermitas, con cientos de personas religiosas dedicadas desde hace siglos al más estricto recogimiento espiritual. Es curioso cómo una ciudad tan intensamente religiosa siempre ha sido reconocida como uno de los baluartes de la superstición, la magia, la hechicería y lo heterodoxo, incluso hoy en día. Es también un hecho curioso que en Toledo apenas exista iglesia, por pequeña que sea, que no contenga una imagen “que no haya curado, procurado favores, hecho justicias o bien su origen es milagroso, incierto o misterioso”, como indica L.R. Bausá en su libro “Toledo Insólito”. Si bien todo ello respetable, parece también cierto que “el lado opuesto” a estas creencias, la superstición y la creencia en hechos mágicos próximos al paganismo y animismo tuvieron una frecuente presencia entre los toledanos de pasados siglos.

La propia toponimia de las calles toledanas nos orienta en cuanto a la intensa actividad mágica de la ciudad: “callejón del diablo”, “de los muertos”, “de la muerte”, “calle del infierno”… Son también muchas las leyendas que implican entre sus amoríos la intersección de hechiceras, de pócimas, y son también muy numerosos los procesos inquisitoriales que finalizaron con castigos a mujeres acusadas de hechicerías. Estas artes mágicas, de claras influencias musulmana y judáica, desde siglos atrás se las conoce en toda Europa como “Artes Toledanas” o “ciencias toledanas”, dado la importancia del culto a la magia en la ciudad. Ya desde antiguo se conocía el enclave toledano como fuente de saberes ocultos, y fue en parte la “Escuela de Traductores de Toledo” la encargada de divulgar por toda Europa la fama de la ciudad.

Portada de Malleus MaleficarumCentrándonos en la brujería y hechicería, las supersticiones son una constante en todas las épocas y en cualquier cultura. Se trata siempre de conseguir metas inalcanzables por otros medios: salud, riqueza, amor… La aparición de la Inquisición y sus “investigaciones” propició la intensificación de estas artes mágicas. Los inquisidores utilizaron varios manuales para la identificación de estas artes, de entre los que destaca el “Malleus Maleficarum”, libro para adiestrar a los inquisidores sobre los aspectos referidos a la hechicería, la demonología y las artes mágicas.

Todas las “suertes” de hechicería eran utilizadas en Toledo: la adivinación mediante la “suerte de habas” consistente en recitar una oración en voz alta con dos habas metidas en la boca; los naipes; las pócimas con hierbas; los “untes”; los conjuros mágicos…

Condenas inquisitoriales

Hubo un cierto “dejar hacer” por parte de la Inquisición toledana hacia estas prácticas mágicas. Todas las hechiceras eran conocidas en la ciudad, y sus artes utilizadas por vecinos de cualquier estrato social. Hasta 1530, ya con cuarenta y cinco años de funcionamiento, el Tribunal toledano de la Inquisición no procesa a persona alguna acusada de hechicería. El nombre de la desafortunada fue Leonor Barganza, de gran fama entre los toledanos por sus conjuros para “desligar”, y fue precisamente esa fama, las envidias y los encontronazos con los vecinos lo que propició su arresto. En sus propias palabras, ella era requerida por muchas personas “…que le pedían que les hiciese algunas cosas para que fuesen bien quistas de sus maridos, de noche y de día, casados e por casar, de diversas cualidades, como si fueran a ganar pendones…” Esta mujer siempre andaba en hábito de beata, siendo además descendiente de judíos, lo que ya de por sí era grave para los ojos de un inquisidor y motivo mayor para su acusación inicial por parte de estos.

También es detenida en aquellas fechas Catalina Tapia, su directa competidora que vivía en la Plaza del Marqués de Villena, con intensa vida amorosa (en ocasiones previo pago) y a la que también se le achacaban ciertos sucesos relacionados con la hechicería sucedidos en la ciudad. Catalina es detenida en 1532, y como se niega a declarar se la pone en el tormento. Según narran las actas inquisitoriales, el tormento fue leve y lo aguantó sin declararse culpable. Fue condenada a recibir un centenar de azotes.

También Mencía Chacón, que vivía en la calle de la Trapería, sabía hacer conjuros para atraer amantes. Curiosa la forma de hacerlo, pues a media noche salía a la puerta de su casa y exclamaba: “Diablos del horno, traérmelo en torno; diablos de la plaza, traérmelo en danza; diablos de la carnicería, traérmelo ayna”.

Pero no sólo mujeres eran acusadas de estas “artes”. También el clérigo Jerónimo de Sonsoles fue acusado de leer libros de hechicerías e invocar a los demonios a altas horas de la noche, pero de “magos” y “hechiceros” hablaremos en capítulo aparte en esta misma Web.

Fueron muchas más las mujeres y hombres detenidos por la Inquisición acusados de hechicería; entre estos nombres destacan Catalina Rodríguez, Juana Hernández, dedicadas a practicar conjuros de poca monta (casi siempre relacionados con el amor)

GOYA - El aquelarre (Museo Lázaro Galdiano, Madrid, 1797-98).jpg
«GOYA – El aquelarre (Museo Lázaro Galdiano, Madrid, 1797-98)» por Francisco de Goya – Mirar abajo.. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons.

La que era considerada mejor hechicera de Toledo vivía junto a la puerta del Cambrón. Inés del Pozo recibía de forma habitual numerosas visitas de hombres en su casa para que les devolviese la virilidad que les había sido arrebatada por las otras hechiceras toledanas… También contaban entre sus habilidades recuperar amores de mujeres despechadas, para lo cual utilizando alguna ropa del hombre, previamente untada con su semen, y a media noche como es menester, recitaba: “Conjúrote, semilla, así como del cuerpo de Satanás, con el Diablo Cojuelo que puede más, que así como te has de quemar, así se queme Fulano por mí, que no pueda sosegar hasta que no venga a mi mandar”, quemando después la ropa. La condena que esta mujer sufrió fue de las más duras impuestas por este tipo de delitos: diez años de destierro y doscientos azotes. (Juan Blázquez de Miguel: “Toledo Mágico y Heterodoxo”)

No poco conocida también en 1635 era Ana de la Cruz, que vivía en la calle del Pozo Amargo, y junto a ella buen número de hechiceras Toledanas. Esta zona de Toledo, muy próxima a la Catedral, siempre fue habitual lugar de correrías de brujas y hechiceras, y aún hoy en día son muchos los que atraviesan el cobertizo cercano al pozo que allí se encuentra los que “sienten algo”. Ana era experta en la búsqueda de desaparecidos, en los conjuros relacionados con el amor, y en su casa se hallaron numerosos elementos utilizados en estas artes: valeriana, “unto” de ahorcado… Fue procesada, siendo condenada a tres años de destierro.

Por esta época destacaban también en Toledo María de las Cuevas, Isabel Bautista, mujeres de bajo estrato social, en ocasiones casi en la más absoluta miseria, que aprovechaban estas artes transmitidas oralmente para ganarse el sustento.

Fue hacia 1808 cuando queda registrado el último proceso inquisitorial contra una mujer en Toledo. Francisca N., que vivía en la calle de San Lorenzo es acusada de realizar diversos sortilegios amatorios, pero debido a la convulsa situación de este momento histórico (invasión Francesa) el caso queda incompleto, siendo éste el último proceso inquisitorial que por superstición se dio en el Tribunal de Toledo.

En la actualidad, no es común observar noticias documentadas sobre hechicería en la ciudad, pero es digno de destacar las noticias que cada cierto tiempo se publican en la prensa local que continuan asociando la ciudad de Toledo con modernos “aquelarres”, y la presencia de no pocas personas relacionadas con este tipo de cultos.

¿Quieres conocer el “Toledo Mágico” en las calles de la ciudad, investigar sus rincones? No te pierdas esta ruta, con acceso a una cueva en el subsuelo toledano (clic aquí)

Cabeza de diablo en el Coro de la Catedral de ToledoLeyenda relacionada:

 Fecha publicación inicial: 25 de febrero de 2012.

Ruta especial “La Bruja de Toledo”, junio 2017:

¡Hay nuevas fechas disponibles… Reserva con tiempo!

Tradiciones y mitos narran la existencia de brujas y hechiceras en Toledo desde antiguo. En “Rutas de Toledo” hemos creado una ruta especial por rincones en los que las brujas toledanas pudieron ejercer sus artes. De forma exclusiva podrás asistir a la representación teatralizada de un hechizo brujeril en un rincón de la ciudad. Un evento único y muy especial que se realizará de nuevo, algunos viernes y sábados de junio, por la noche -ruta teatralizada- (pulse aquí para más información).

Ruta Toledo Mágico

Deja un comentario